Imagen Cabezal 04
Logo San Pedro Informa

26°

Intervalos nubosos

FM Genesis - en vivo!

DE UNA OPERACIÓN PROHIBIDA A UN DERECHO RECONOCIDO POR LA LEY

A veinte años de una cirugía histórica, la primera reasignación genital del país

Juana Luffi vivía en San Pedro. Tras una larga historia de discriminación por su hermafroditismo, En 1997 logró que la Justicia la autorizara a “cambiar de sexo”. La operó un equipo de La Plata que hoy es referente en este tipo de práctica

Ampliar imagen Juana Luffi logró en 1997 que la Justicia la autorizara a “cambiar de sexo”
Juana Luffi logró en 1997 que la Justicia la autorizara a “cambiar de sexo”

Por: San Pedro Informa

“Yo quería que alguien me solucionara: ser hombre o ser mujer… esa era la locura mía, y los doctores le pusieron mucha voluntad”, cuenta Juana Luffi desde La Consulta, un pueblo agrícola del oeste de Mendoza ubicado a pocos kilómetros del lugar donde nació. A sus 70 años, postrada por un accidente doméstico y acompañada sólo por una prima, Juana recuerda la cirugía que en 1997 la tuvo en el foco de las noticias con una mezcla de gratitud y frialdad: gratitud por los amigos y los médicos que la ayudaron a hacerla posible; frialdad por las expectativas que no llegó a cumplir. “¿Si cambió mi vida? No lo sé. Soy una persona grande y ahora me respetan más, eso sí –reconoce-. Pero no cambió. Ser mujer no fue una solución: nunca salí con nadie ni formé pareja, mi vida siguió igual”.

 

En un tiempo en que las cirugías de readecuación genital constituyen un derecho y se practican regularmente, la historia de Juana pone en evidencia hasta qué punto la situación (aunque no para ella) sí cambió en el país gracias a aquel puntapié inicial. Porque lo cierto es que si hace veinte años su operación constituyó un acontecimiento de interés nacional no fue sólo porque era la primera de su tipo que se practicaba en Argentina sino porque en aquel momento estaba además prohibida por ley.

 

Juana, que había nacido con un disformismo genital, fue la primera en lograr que la Justicia argentina le reconociera su derecho a someterse a una operación que entonces se llamaba de “cambio de sexo” y hoy se denomina “adecuación genital”. El hecho de que nunca antes se hubiera otorgado una autorización de ese tipo y que la cirugía fuera a practicarse en un hospital público la convirtió de la noche a la mañana en una noticia de interés nacional. Nadie imaginaba sin embargo que estaba por abrirse la puerta a una demanda social que desde entonces no ha cesado de crecer.

 

SIN EXPERIENCIA

“La operación de Juana fue el comienzo de las cirugías de readecuación genital en Argentina y lo fue de una forma un poco azarosa: nosotros éramos un Servicio de Urología sin ninguna experiencia en este tipo práctica que nos vimos de pronto ante la necesidad de salir a capacitarnos en algo que estaba prohibido en el país. Jamás nos imaginamos que esa cirugía iba abrir una puerta de consulta para toda una población trans”, cuenta el doctor César Fidalgo tras participar el viernes de un acto en el Colegio de Médicos de La Plata donde se conmemoraron los veinte años de aquella operación.

Hoy jefe del Area de Reasignación Genital del Hospital Gutiérrez de La Plata, Fidalgo fue, junto con doctores Pablo Maldonado, Daniel Bustos y Guillermo Gil, uno de los médicos que integró el equipo quirúrgico. Todos platenses, tenían menos de 35 años y ninguna experiencia en este tipo de prácticas que en aquel momento sólo desarrollaban unos pocos centros médicos en el mundo. Pero además, al ser todos ellos privados, eran muy celosos de compartir esa formación.

“Se hicieron gestiones para los médicos del Gutiérrez pudieran viajar para capacitarse en Chile, que era uno de los pocos países con experiencia en este tipo de operaciones”, cuenta Germán López, actual prosecretario administrativo del Senado bonaerense, quien intercedió entonces como diputado para que se le permitiera a Juana cambiar el nombre en su DNI. “Cromosómicamente ya se había determinado que era mujer –cuenta-. Hubiera sido una enorme injusticia que el Estado siguiera sin reconocerle su identidad. Gracias a eso fue que después salió el dictamen que autorizó lo operación”.

 

SIETE HORAS DE QUIRÓFANO

Como relata una crónica de EL DIA, la jornada de la operación arrancó cargada de expectativas en el Hospital Gutiérrez. Decenas de estudiantes de Medicina se habían reunido en la cafetería para seguir los pasos del procedimiento quirúrgico que se trasmitía por circuito cerrado; algunas enfermeras comentaban una posible visita de Diego Maradona y todo el lugar estaba alborotado por las cámaras de televisión.

En el centro de la escena, Juana Luffi, que había peleado mucho para tener esa oportunidad, había ingresado al quirófano a las 8.15 y tenía por delante una compleja operación. Durante las siguientes siete horas se le iba a extirpar el pene y la bolsa escrotal con sus testículos no funcionales, se le construiría una cavidad genital, se le moldearía una vagina con técnicas de cirugía plástica y se le acondicionarían nuevas vías para poder orinar.

“Si bien las técnicas que aplicamos entonces no tiene nada que ver con las tenemos en la actualidad, sin duda fueron la base de lo que estamos haciendo hoy”, comenta el doctor Fidalgo al explicar que tras el éxito que tuvo aquella primera cirugía su equipo comenzó a recibir la consulta de otros pacientes, en su mayoría transexuales, que no sabían a quién recurrir y que los obligaron a seguir capacitándose cada vez más.

 

REFERENTE EN EL PAIS

A partir de la operación de Juana, el equipo de Urología (hoy Area de Reasignación Genital) del Hospital Gutiérrez comenzó a recorrer un camino que terminaría por convertirlo en uno de los principales referentes de este tipo de intervenciones en el país.

Y es que si bien al principio sólo atendían a unos pocos pacientes al año, a partir de 2012 con la entrada en vigencia de la Ley de Identidad de Género Autopercibida -que introdujo la posibilidad de solicitar las prácticas médicas necesarias para adaptar el cuerpo a la identidad sexual en que se reconoce cada quien- su cantidad de consultas creció en forma exponencial. De hecho, actualmente atiende a unas 800 personas por año provenientes de todo el país e incluso del exterior.

Si bien su prestigio suele asociarse a las cirugías de resignación genital, el equipo del Gutiérrez realiza una diversidad de intervenciones, no sólo quirúrgicas, para personas trans. Entre sus prácticas habituales se encuentran terapias de hormonización, adecuaciones de tórax, dermolipectomías y colocaciones de prótesis. Como establece la ley de Identidad, el Area de Reasignación Genital del Gutiérrez ofrece atención integral. De ahí que su equipo no sólo esté compuesto por médicos de diversas disciplinas sino también por una fonaudióloga y una psicóloga, entre otros profesionales que trabajan a la par.

 

800 consultas

Hace veinte años excepcionales, las operaciones para adaptar el cuerpo a la identidad sexual pasaron a ser algo habitual. Sólo en el Hospital Gutiérrez se atienden unas 800 consultas al año provenientes de todo el país e incluso del exterior.

 

El Día


Enlace permanente:

¿TE GUSTÓ LA NOTA?

SI: 0%
NO: 0%
NS/NC: 0%
visitas


comentarios



Relacionadas

Municipalidad de San Pedro
Mitre Automotores